Diplomados

El Instituto E625 ofrece 4 Diplomados especializados desde la visión táctica de esfuerzos integrados entre los ministerios de nuevas generaciones y la influencia familiar.

Diplomado en Ministerio de niños

Los niños pueden retener información específica como investigadores de serie policial y por eso debemos convertirnos en los mejores maestros de la palabra que podamos llegar a ser para aprovechar esta etapa. El ministerio de niños no tiene como objetivo que no distraigan a sus padres durante las reuniones. Cada momento es la preciosa oportunidad de una lección objetiva y las familias y la iglesia pueden ser los cómplices perfectos para que cada niño comience a conocer la gran historia a la que Dios los invita. Tu iglesia necesita el mejor ministerio de niños que pueda tener y este diplomado único está especialmente diseñado para ayudarte a lograrlo.

Diplomado en Ministerio de preadolescentes

Ser un tween entre los 10 y 12 años es encontrarte en la más maravillosa pero también espeluznante montaña rusa de cambios físicos, cognitivos y sociales. Si hay algo consistente con esta etapa es justamente la inconsistencia. Algunos tweens duermen con ositos de peluche y otros ya no pueden concebir su vida sin el celular para grabar sus próximos videos; y lo más colorido es que pueden ser los mismos chicos que el mismo día juegan con muñecos o se quieren vestir como las más extravagantes estrellas pop. El mundo ya se despertó a la realidad de que la preadolescencia es una edad vital para crear nuevos clientes y por eso hay canales y marcas devotas a los chicos de esta edad. En estos cortos años que pasan volando tienen muy poca experiencia y por eso el mundo puede hacerles sentido de manera simplista. Los mejores líderes aprovechan esa confianza para ayudarles a extender sus alas y probar nuevas fronteras.

Tu iglesia necesita el mejor ministerio de preadolescentes que pueda desarrollar y este diplomado único está especialmente diseñado para ayudarte.

Diplomado en Ministerio de adolescentes

Los amigos comienzan a cambiar y a ocupar un lugar definitorio. Ya no solo son fuente de diversión sino espejos. La llegada del pensamiento abstracto y las preguntas de origen y destino pueden nublar días claros con lloviznas de inseguridad. Esta es una etapa de identificar talentos, comenzar a crear hábitos y las presiones sociales pueden sentirse muy difíciles de soportar.

Los monólogos adultos comienzan a ser respondidos con monosílabos. La palabra “nada” comienza describir una infinidad de actividades y el “porque yo digo” o “porque lo dice la Biblia” comienzan a recibir miradas desafiantes. A los adolescentes ya no hay que decirles que pensar sino ayudarlos A pensar. Sus “yo emergentes” pueden emocionarse y estresarse por igual pensando en el futuro y por eso esta es la etapa vital para comenzar a confiar en el Señor por ellos mismos, aunque eso no ocurra sin algunos buenos desafíos.

Diplomado en Ministerio de jóvenes

Esta es la etapa crucial de las decisiones y tu iglesia no puede darse el lujo de abandonar a los jóvenes en la etapa universitaria ni tratarlos como adolescentes. Vocación, sexualidad, pareja, economía y fe comienzan a ser términos que compiten entre sí y tus reuniones y acercamiento pastoral deben concentrarse en sus necesidades precisas porque el ministerio juvenil eficaz no se reduce a un encuentro semanal como el de adultos pero para solteros. Sí. Tu iglesia necesita el mejor ministerio de jóvenes que pueda desarrollar y este diplomado único está especialmente diseñado para ayudarte.